IMPORTANTE

HORARIOS

calendario 2

 ADMISION

 

  syscol (ESJO)

.

DONDE ESTAMOS

 

I. MD - INTRODUCCION II. MD - JESUS DE NAZARETH III. MD - COMUNIDAD EDUCATIVA  IV. MD - ESCUELA Y FAMILIA V. MD - CON LOS POBRES

P.E.I. - PRINCIPIOS DOCTRINALES

I. INTRODUCCIÓN


1. La actual escuela San José Obrero de Coyhaique tiene su origen en la iniciativa educativa y evangelizadora de los Siervos de María. Así es como el Padre Pablo Venezián fundó la entonces llamada “Escuela Nuestra Señora del Carmen” en el año 1961. Tras el trágico accidente aéreo en el que falleció el Obispo Vielmo y como un reconocimiento a su labor de pastor, en 1963 la escuela pasó a llamarse “Escuela Cesar Gerardo Vielmo”. En el año 1969 y en función del crecimiento de la escuela, el Obispo Bernardo Cazzaro solicitó a las Siervas de San José que asumieran su gestión. De acuerdo a su carisma, ellas rebautizan la escuela como “Escuela San José Obrero” en el año 1983, nombre con la que es conocida hasta la fecha. Finalmente en el año 2004 las Siervas de San José ofrecen la escuela al Vicariato para que éste la administre.

 

El Obispo Luis Infanti acepta e integra la escuela a la naciente Fundación Educacional San Pablo dependiente del Vicariato.

 

2. Estos hitos muestran el carácter eclesial de nuestra historia e identidad educativa, ya que siempre hemos estado sostenidos por servidores del Pueblo de Dios.


3. Es precisamente esta solicitud pastoral de la Iglesia Universal, que entiende el mundo de la educación como un camino de evangelización, la que, de forma natural, nos lleva a asumir como propios los principios de la doctrina educativa de la Iglesia y las prioridades pastorales de nuestra Iglesia local.(nombrar las prioridades, cuando estén).

 

4. Desde esta pertenencia la escuela se propuso la atención preferente de los sectores populares logrando, con el esfuerzo y dedicación de muchos educadores, consolidar un proyecto educativo que integra a toda la comunidad educativa en el empeño por ofrecer una educación de calidad para los pobres. Lo que supone concebir el acto educativo como un proceso integral de desarrollo humano y familiar.

 

5. En la actualidad, como miembros de la Fundación educacional San Pablo, vivenciamos nuestra identidad eclesial y servicial desde parámetros diocesanos y laicales. Esto supone que puede asumir de ese modo el desafío de ser signo de la Buena Noticia de Jesús para la realidad social concreta de tantas familias que buscan y encuentran en nosotros una esperanza y una oportunidad.

 

Del mismo modo que acogemos y servimos con cariño a los destinatarios de nuestro quehacer educativo, amamos también nuestra tierra y nuestra cultura regional. Como educadores ayseninos nos sentimos parte integrante de esta auténtica “parábola de Dios” que llamamos patagonia y nos comprometemos a cuidar este ecosistema como un servicio al presente y al futuro de la humanidad.

 

Por todo esto no podemos educar al margen del entorno natural, histórico y humano en el que habitamos y tratamos de integrar en el currículo nuestra cultura regional como un empeño cotidiano por llevar la vida y la realidad al aula.

 

 

 

    

sistema adm

MULTIMEDIA